1 2 3 4 5 6 7 8

Historia de la familia Brescó

historia_1historia_2historia_3historia_4historia_5historia_6

En el año 1830, el azucarero Francisco Brescó, tras un largo recorrido desde Alentorn (Lleida), llegó a la población de Benabarre con el objetivo de ejercer su profesión en esta zona. En Aragón no sólo encontró un paraje donde llevar a cabo su pasión por el chocolate, también conoció a la heredera de la casa Escolà, con quien en pocos años contrajo matrimonio. Seis años más tarde, en el contexto de la Desamortización llevada a cabo por Mendizábal que empezó en el año 1836, la familia Brescó-Escolà, ya plenamente asentada en la población, decide adquirir una parte del segundo convento escolapio de Benabarre en una subasta pública, que será utilizada como sede de la chocolatería Brescó.

Es justamente en este momento en que podemos decir que se inicia la larga tradición familiar de maestros chocolateros en el mismo lugar en que empezó nuestro antecesor y, donde todavía hoy, continúan elaborándose chocolates de una calidad muy apreciada. Tras el fallecimiento de Francisco Brescó (2003), la familia ha seguido investigando y elaborando numerosos productos, ahora en el nuevo edificio, situado en la carretera N-230, km. 68.

En esta nueva sede se unen la calidad y artesanía de los antiguos obradores, así como la existencia de una impresionante chocolatería para disfrutar y degustar todos nuestros productos, ambos abiertos al público.